Consultor hablando con cliente

¿Cuánto cuesta una consultoría de negocios?

¿Cuánto cuesta una consultoría de negocio?

El precio de una consultoría de negocios puede variar entre $500 y $2000 al mes. Este monto depende de distintos factores, pero, aproximadamente, cada hora de trabajo puede costar entre 10$ y 100$.

Es cierto que estos son precios promedio. Debes evaluar las distintas circunstancias: 

– El país donde te encuentras.

– La elección de un profesional u otro.

– El área específica en donde necesitas un asesoramiento.

Una asesoría en tu negocio te puede asegurar el bienestar y el crecimiento de la empresa. Debes evaluar distintas opciones y elegir lo que creas que te conviene más.

Es muy importante que al elegir un profesional para esto, sepas que tiene la misma voluntad que tú para hacer crecer tu negocio y remediar algunas situaciones existentes.

Los miembros de un buen equipo de trabajo pueden dedicar entre 7 y 15 horas diarias a estas labores. Un agente externo será una herramienta muy útil para lograr identificar y detectar cuáles situaciones son menos favorables en tu negocio.

Aunque los motivos para buscar esta consultoría pueden variar, desde la necesidad de una actualización hasta la solución de un problema; lo primero que hará el equipo es realizar un diagnóstico y a partir de allí sugerir soluciones.

A veces es bueno entender que algunos cambios son parte del éxito organizacional, por tanto, lo que vayas a pagar por una asesoría para tu negocio será una importante inversión.

Por ejemplo, un consultor, como agente externo que es, evaluaría el diseño de los puestos de trabajo en tu empresa para saber si están distribuidos de manera adecuada. 

Puede pasar que falte iluminación en cada escritorio, que las sillas no sean suficientemente cómodas, que la vía de entrada de los trabajadores está ubicada en un lugar que causa interrupción en el trabajo de otros, etc. Cambiar estas cosas causará mejores resultados dentro de una empresa, pues si el personal no está a gusto, no rendirá.

De igual manera, un consultor o asesor puede notar que la imagen actual de la empresa, quizá, no es la más adecuada para alcanzar sus objetivos y tengan que rediseñar su presencia en redes sociales y páginas web.

Si, por ejemplo, una maquinaria no está colocada de manera óptima dentro de una fábrica, se puede entorpecer el trabajo en una de las líneas de producción. Este tipo de cosas se podrían descubrir con una consultoría de negocios.

Optar por hacer una consultoría te ayudará a ampliar perspectivas y tener una mejor comprensión para facilitar los procesos en tu empresa. Además, la neutralidad con que se hace te hará ver nuevas soluciones e ideas. 

Variables de precios

Hay distintos factores que pueden afectar la tarifa de lo que vayas a pagar para una buena consultoría: 

  • Debes considerar la ubicación del servicio que contrates. Por ejemplo, en la mayoría de los casos, los servicios en Latinoamérica suelen ser más baratos. 
  • Además de la selección del proveedor del servicio, la calidad puede variar de acuerdo a la experiencia que tengan. Asegúrate de conocer bien a quien contrates para evaluar tu negocio.

    Por ejemplo, un consultor que recientemente empezó a ofrecer sus servicios, seguro cobrará menos que alguien que ya tiene muchos años en el mercado. De todas maneras eso no es totalmente determinante.Asegúrate de informarte bien, previamente, de quién es y qué hace cada persona. Revisar su presencia en las páginas webs y ver qué ofrece es la mejor opción para iniciar la búsqueda correcta.
  • El nivel de complejidad de su plan de negocios también será un factor determinante, pero, sobre todo, el campo de aplicación de consultoría que necesites: asesoría en estrategias de marketing, cultura empresarial, ventas, planificación estratégica, etc.

    Por ejemplo, si la consultoría se va a aplicar en una marca que no tiene presencia en redes sociales, el trabajo consistirá en diseñar una estrategia para el lanzamiento. El plan incluiría el marketing de contenidos, estrategias de promoción y vinculación, logística con el Community Manager, por nombrar algunas cosas.Este tipo de consultoría puede llevar aproximadamente dos meses para formularse. Además, debería incluir otro tiempo más de acompañamiento para seguir de cerca el cumplimiento de objetivos y análisis de métricas.

    Otro caso posible es el de una marca que sí tiene presencia establecida en redes sociales. Dependiendo de la necesidad, se podría asesorar al equipo que gestiona esas redes, plantear nuevos planes de contenido que agreguen más valor a la marca, o nuevas técnicas para hacer un trabajo más eficiente y efectivo.

    En estas consultorías se realiza un análisis, investigaciones del mercado, se preparan y presentan documentos, y se estructuran planes de acción con el equipo.

  • Ciertos consultores basan sus tarifas en proyectos. Esto requiere que conozcas muy bien los detalles del proyecto, especialmente en áreas de relaciones públicas, diseño en la web o diseño gráfico. 

    También los proyectos son una inversión y no un gasto, por eso es importante que cuenten también con objetivos claros.

Recuerda que las ofertas excesivamente baratas tampoco son recomendables, pues es cierto que lo barato sale caro.

¿Por qué pagar por una consultoría de negocio?

El equipo que contrates también debe cumplir la función de acompañarte y asesorarte para explicar todas las dudas que, como empresario, puedas tener sobre tu negocio. Y, a la vez, debe responsabilizarse de la gestión del área en donde está contratado.

Recuerda que estás invirtiendo para darle un impulso a tu marca. Si bien es cierto que la última palabra no la tiene el asesor, su trabajo es muy importante, pues te está planteando cambios que considera pertinentes para mejorar tu negocio. 

Tú, como empresario, puedes ampliar la visión del funcionamiento de tu empresa y confiar en que las personas que te están asesorando saben que tienen en sus manos parte del futuro de tu negocio.

De allí que seas muy cuidadoso cuando elijas al equipo correcto para confiarle esta importante labor. Fíjate en la reputación de cada opción de asesor que tengas, y analiza los resultados que otras empresas hayan tenido al contratar sus servicios.

Aunque los contrates por corto tiempo, a través de reuniones y charlas te brindarán toda la información y asesoramiento empresarial necesario.

Ciertamente lo más común es que el empresario conozca su negocio. Sin embargo, puede carecer de todos los conocimientos adecuados y completos para la mejor gestión.

Por eso la contratación de una asesoría es tan importante. Es determinante, incluso, en el crecimiento del negocio. Una consultoría sirve para tener más información de la empresa propia pero, además, del mercado donde se mueve, su competencia y las mejores prácticas antiguas o recientes.

Muchas pequeñas y medianas empresas, o incluso nuevos emprendedores, creen que “aún no necesitan este servicio” pero la verdad es que para ellos, especialmente, sería más que útil. Vale la pena buscar orientación cuando se está empezando a hacer algo.

El dinero que se invierta podrá verse compensados con un aumento en las utilidades y en el número de clientes. Esto será mucho mejor que tirar flechas, gastar plata y después tener que pagar más por repararlo.

¿Qué ocurre en la vida si nos falta información? Que comentemos errores, tarde o temprano. Tener más información sobre tu empresa es crucial. Y con una buena consultoría de negocios lograrás esa información.

Es un error suponer que, por haber contratado al consultor o asesor, las dificultades desaparecen. El complejo trabajo que ellos realizan está basado en el análisis de hechos concretos y en la búsqueda de soluciones factibles, inteligentes y originales.

La cooperación del cliente con el consultor es muy importante para un resultado de calidad en el mejoramiento de tu empresa.

¿Qué hace un consultor de negocios?

Estas personas están capacitadas para ayudar a tu empresa de manera objetiva:

  • Revisan la información de tu negocio.
  • Te ofrecen datos para que puedas ver en todo momento cuál es la situación de tu empresa.
  • Te enseñan algunas previsiones de negocio que te permitan conocer el estado actual y futuro de tu negocio.

En fin, ayudan a poner al descubierto y analizar algunos problemas de gestión, y a partir de allí, recomendar soluciones.

Es como si evaluaran el estado de salud de tu negocio, para descubrir su potencial y posible crecimiento.

Pueden evaluar un departamento o toda la empresa para definir estrategias que ayuden a solucionar una problemática en tu negocio. De esta manera, ayudan a prevenir ciertas situaciones.

Sin duda, lo mejor que harán es ofrecer información que contribuya a manejar tu negocio más eficazmente.

Eficiente: lo bueno que eres haciendo algo. 

Eficaz:  es hacer las cosas que te llevan a tu objetivo.

La empresa puede ser eficiente pero no eficaz porque no está realizando actividades que la lleven a cumplir el objetivo de negocio.

El equipo consultor divide de la mejor manera el trabajo, entre los responsables y los recursos con que cuentan, para alcanzar un mismo objetivo en tu empresa: optimizar la manera en que todo funciona.

¿Dónde aplicar una consultoría de negocio?

Dentro de las empresas, una consultoría puede realizarse en tu negocio de manera general o estar enfocadas en un tema en concreto. Algunas de las áreas que puede abarcar, por ejemplo es: financiera, contable, publicitaria o hasta personal.

Así es como, dependiendo del área, lograrás que te asesoren e incluso, mejorarás las ganancias de tu negocio mediante una serie de estrategias como planes de marketing, la construcción de la identidad de marca o  el establecimiento de una cultura organizacional sólida. 

De hecho, lo que más piensa la gente es que el equipo consultor se responsabiliza de temas contables, cuando en realidad sus funciones son mucho más amplias.

Pero no olvides que no estás contratando a los consultores o asesores para dirigir o para tomar decisiones en tu empresa. Su papel es actuar con responsabilidad por la calidad e inteligencia detrás de sus consejos.

El asesor se asegura de conocer y estudiar muy bien las necesidades del cliente, pone sus máximos esfuerzos y recursos para brindar un trabajo de excelencia. Aun así, la decisión final la toma la empresa.

Los consultores solo ponen todas las cartas sobre la mesa. Ya después tu, como empresario, decides cuáles creen serán las estrategias más beneficiosas para tu negocio; si desecharas  alguna idea o las llevarás todas a cabo.

Conclusiones

Te recomendamos que examines diferentes estructuras de tarifas de una consultoría. Puede ser por hora, por día, por proyecto o mediante un contrato de servicios (algunos quizás no cuenten con un paquete de servicios establecido, lo cual también es válido)

En su libro, Transformación Organizacional: La Teoría y la Práctica de Innovar, Paulo Roberto Motta aclara que las empresas exitosas son las que tienen una capacidad de adaptación constante y logran crear un ambiente estable para los cambios continuos.

Las empresas deben ser flexibles, desarrollar siempre  nuevas estrategias y adaptarse  a las nuevas realidades del mercado. Por eso, es vital el apoyo que brindan los consultores en las áreas que necesitan soporte.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Otros artículos que pueden interesarte

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top